Venta de plantas de pistachos en Sevilla

transparente

venta-de-plantas-de-pistachos-en-sevilla

transparente

venta-de-plantas-de-pistachos-en-sevilla-2

El Pistacho en Sevilla

EL PISTACHO EN PROVINCIA DE SEVILLA

El árbol del Pistacho, llamado también Alfóncigo Moderno o Pistacia vera, fue plantado por primera vez en Asia occidental.

Su cultivo se extendió al mundo mediterráneo pasando por Irán Central, donde ha sido durante años, el mayor productor de este fruto. Según algunos manuscritos, se sabe que en la época romana, en la Península Ibérica ya se consumían los pistachos, pero ha sido más en la actualidad cuando se ha comenzado a extender su cultivo en la provincia de Sevilla, ya que las condiciones meteorológicas son propicias para su cultivo.

Se trata de un árbol que aguanta muy bien las condiciones climatológicas de Sevilla, pueden soportar una oscilación de temperatura que va desde los menos diez grados hasta los cuarenta grados. Donde no se desarrollan bien es en suelos muy húmedos, ya que sus raíces corren el riesgo de pudrirse.

En el caso de la provincia de Sevilla, la zona por la que se ha comenzado este cultivo es la Campiña, más concretamente, Carmona, que tradicionalmente ha sido zona de plantación de trigo y girasol, pero que ahora se encuentra una nueva vía de negocio con este fruto.

Hay una extensión para cultivar 164 hectáreas en la localidad, donde ha plantado 47.000 árboles, que producirán más de 160.000 kilos de pistacho de aquí a diez años, cuando el cultivo esté a pleno rendimiento, aunque los primeros pistachos los recogerán en septiembre, dentro de cinco años.

Las principales razones por las que han escogido Carmona son dos: las condiciones del suelo del municipio –así como del resto de la Vega del Guadalquivir– y el clima, frío en invierno y caluroso en verano. Dos condicionantes que son «favorables» para este cultivo. En concreto, producirán pistacho Avdat, procedente de Israel, muy apreciado a nivel mundial por su calibre. Esta variedad de forma alargada es de un color verde intenso y de sabor dulce.

La rentabilidad de este cultivo no es inmediata. Para poder recoger los primeros frutos, también económicamente hablando, deben pasar al menos cinco años, aunque el árbol no estará a pleno rendimiento hasta pasada una década. Sin embargo, el pistachero es un árbol longevo, pues su etapa de rentabilidad se alarga entre 50 y 60 años, aunque puede vivir tanto como un olivo.

Contactar

transparente

transparente

Formulario de compra

­